中文 | BIG5 | Español | Français | Deutsch | Русский | 日本語 | 한국어 | English
Beijing Time:  
 
Experimenté en mi persona la realidad de la "envía gratuita" de materiales de Falun Gong
2009-06-15  Origen: Kaiwind  Autor: Niu Siye    

Me llamo Niu Siye, tengo 35 años de edad, residente de la ciudad de Xiantao, provincia de Hubei, ahora tengo en la ciudad un restaurante pequeño ubicado en la calle de Jiao Tong. En el año 1995, cuando estudié en el Colegio de Administración Económica de Xiantao, era aficionado a Qigong, me interesaba por todos los tipos de Qigong y compré muchos libros relativos.

En aquel entonces, estaba en boga cualquier Qigong en Xiantao, varios ciudadanos invitaron a "Dashi" para abrir cursos de Qigong, incluso Falun Gong, que se celebraban grandes o pequeños "Fahui" en distintos lugares. Decían que el "Fahui" celebrado en el Teatro de Mianyang no nos cobró dinero, por eso me acudí a la madrugada a ese lugar y me sentaba en la fila delantera.

El que organizó el "Fahui" de Falun Dafa era el director de estación para el entrenamiento Liu Wenbin ( ha fallecido). Como me sentaba en la primera fila, antes de la conferencia, el director Liu nos llamó para que transportaramos al escenario delantero los libros, folletos e incluso imágenes de Li Hongzhi. Después como creía que todos estos eran gratuitos, cogí un ejemplar de Zhuan Falun, lo vio el director y me lo suspendió rápidamente diciendo que después de la conferencia, nos los enviarían seguramente.

La conferencia duró aproximadamente 2 horas, los contenidos detallados no los entendí, sólo sabía que el "Dashi" en el escenario nos dijo: "Para practicar bien el Dafa, es mejor que lean libros de Shifu, escuchen cintas y lo aprendan bien cuando vuelven a casa." Luego él indicó los materiales y dijo: "Los materiales son muy limitados, lo que quieren aprender, pueden hacer cola para cogerlos, no cobramos ningún dinero. Si no prefieren dejar arrepentimiento alguno en la futura cultivación, pueden contribuir un poco dinero en la caja a mi lado para mostrar sus deseos, no importa cuánto dona, lo más importante es la fe suya."

En ese momento, una mujer de media edad subió al escenario, donó 500 yuanes y cogió un libro. Después, toda la gente empezó a contribuir generosamente, unos cogieron cintas con 100 yuanes, y otros contribuyeron 300 yuanes para tomar la imagen de Li Hongzhi, la cifra más alta era de 2.000 yuanes para un libro y una imagen.

Yo no llevaba ninguna moneda por que decían que era una conferencia gratuita, como quería mucho aprender Falun Gong, esperaba con mucha sinceridad hasta que todos los auditores salieron y la mayoría de los materiales ya habían sido distribuídos, prefería aprovechar ese tiempo para discutir con el director pidiendole que me dara un libro y el día siguiente contribuiría yo el dinero. Por eso, cuando no había nadie, le busqué destrás del escenario.

Allí había un cuarto de vestir, la puerta estaba cerrada, desde la ventana, vi al director Liu quien estaba contando el dinero junto con el "Dashi" quien nos explicó el "Dafa". Lo que me sorprendió era que la señora quien había donado 500 yuanes también les estaba ayudando. Cuando terminaron el cálculo, Liu devolvió los 500 yuanes a la señora y dijo: "Hay aquí otros 1.500 yuanes que son contribuídos por nosotros, voy a devolverselos. Sobre los restos 42.000 yuanes, 2.000 para el alquiler del lugar, 500 para los que ayudaban en la propaganda, y los 40.000 yuanes lleva el Dashi para entregarlo después al Shifu." El "Dashi" tomó el dinero y volvió a calcularlo.

Salí apresuradamente temiendo que me vieran ellos.

Como he sabido ese secreto, no vuelvo a mencionar el aprendizaje de Falun Gong. A comienzos del año 1990, a través de medios de comunicación, fueron revelados varios escándalos de Falun Gong, tales como el cobro ilegal de dinero, y mucha gente se ha librado del engaño de esta secta.

Los libros y materiales de Falun Gong también han sido quemados por la gente voluntariamente, y se ha desaparecido el Fahui de Falun Gong.

Más de 10 años después, hoy sigo administrando mi restaurante pequeño. A pesar de que no soy rico, tengo una vida cómoda. He olvidado poco a poco el Falun Gong, pero un día a la madrugada, me reaparecieron a la puerta del restaurante varios materiales de esta secta que podía cogerlos sólo cuanto donó cientos yuanes la gente.

Había también varios a la puerta de la tienda vecina, el peluquero Lao Xiao me lo preguntó y contesté: "Es posible que ellos temen que no tenga leña para prender el fuego del hogar." Xiao no lo compredió y preguntó: "Necesitan seguramente muchos dineros para imprimir tantos discos, libros y folletos de lujo, ¿quién nos los presentó?" Contesté: "Si temes que alguien le vaya a cobrar, damelos para prender el fuego." Luego Xiao me los cogió todos los materiales quedados a las puertas de tiendas vecinas, y me ordenó que los quemara rápidamente. Le pregunté: "¿Por qué tienes tanta prisa?" Xiao me dijo: "Por que no siento bien cuando veo las letras ‘Falun Gong’."

En realidad, la esposa de Xiao ( no prefiere él decirme su nombre) murió por la práctica de Falun Gong. Su esposa tenía antes enfermedad de hígado, decían que Falun Gong podía curar enfermedad sin medicamentos ni inyecciones, para que se curara lo más pronto posible, Xiao cogió un libro de Falun Gong después de contribuir cientos yuanes en un Fahui de esta secta. Sin embargo, al fascinarse con Falun Gong, su esposa no seguía realizando ningún trabajo doméstico, estaba todos los día junto con sus compañeros de práctica o lo practicaba en su habitación cerrada. Su salud estaba cada día peor que antes rechazando inyecciones y medicamentos, en fin murió por cirrosis y ascitis.

Para olvidarse de los pasados tan tristes, Xiao se trasladó del campo para la ciudad de Xiantao, y abrió una peluquería.

El libro que cogió Xiao después de pagar cientos yuanes engañó a su esposa hasta que pirdió la vida, y ¡cuánta gente va a ser víctimas por los libros gratuitos de Falun Gong, que nos aparecen a la puerta!

(Kaiwind.com, 24 de abril de 2009)

  
 Artículos Relacionados
 
Contáctenos: es@kaiwind.com  Acerca de Nosotros
Copyright © Kaiwind