中文 | BIG5 | Español | Français | Deutsch | Русский | 日本語 | 한국어 | English
Beijing Time:  
 
Zheng Jucui: la verdad sobre escribí artículos al Minghui.com
2010-04-20  Origen: Kaiwind  Autor: Zheng Jucui    

Me llamo Zheng Jucui, 55 años de edad, domiciliada en el pueblo de Tai Hong, comarca de Changtangkouzhen, ciudad de Xiantao, provincia de Hubei. En 1996, cuando visité a familiares en Yidu de Hubei, vi a mi hermana mayor que estaba practicando Falun Gong, ella me dijo que el gong podía tratar cualquier enfermedad y cultivar la vida actual, si uno lo practica con confianza, podía convertirse en dios y fo. Eso me interesaba mucho y le pregunté cómo cultivarlo, entonces, me prestaba libros y cintas relacionados para que los leyera y escuchara. Bajo su orientación, empecé a practicar Falun Gong.

Más o menos en el primer semestre del año 1997, conocía por casualidad de que había un punto de práctica en la Guardería Infantil de Xiantao, donde conocía al ex-director de la Estación de Capacitación de Falun Gong Liu Wenbing (ha muerto) y la compañera de práctica Fan Aihua (ha muerto). Bajo la influencia de estos dos, tenía mucha fe a Falun Gong, siempre creía tener suerte con el gong por reunirme en la práctica junto con estos "compañeros de alto nivel", pensaba frecuentemente que el camino de cultivación no sería más largo, no estaba lejos de la "perfección", por lo cual debía cultivarlo con esfuerzo.

Sin embargo, no pensaba que Liu Wenbing murió pocos días después por la enfermedad, murió con mucho dolor, no era lo mismo como lo que había dicho el "Shifu" Li Hongzhi sobre la "perfección" en el cielo.

Al ver que el discípulo de Dafa que adoraba yo tanto había salido del mundo, empezaba a dudar de Falun Gong, con la ayuda y atención social, me decidía a suspender la práctica.

Un día en julio de 2005, los compañeros anteriores Chen Aiguang y Lao Wang me visitaron a mi casa y me dijeron que el "Shifu" Li Hongzhi me atendía mucho, y me pedía escribir una Declaración con solemnidad en Minghui.com diciendo que seguía siendo discípula de Dafa, antes sólo por que estaba perseguida por el Partido Comunista de China (PCCH), si no, iba a ser tirada en el décima octava etapa del infierno y no podría sobrepasar la vida nunca. Estaba muy preocupada, bajo sus consejos y sobre todo, por el temor del mal resultado, estaba de acuerdo de que escribieran una Declaración para mi y lo enviaran a Minghui.com.

Cuando escribieron la Declaración, me pedían decir que estaba perseguida por el gobierno, frente a la tortura del PCCH, tenía que retirarme del organismo de Falun Gong. En fin, debía difamar al PCCH, expresando que estaba muy desgraciada y llegaba a ser una perseguida del PCCH. Como no tenía la capacidad de inventación, les permitía escribirlo en nombre de mí.

Luego, oí que la Declaración había sido enviada al Minghui.com, este último nos animaba escribir cuentos que elogiaba a Falun Gong y "revelaba" la persecución del PCCH.

Para expiar mis crímenes, estudiaba y practicaba con más esfuerzo el gong, distribuía frecuentemente volantes, y gastaba mucho dinero en tomar coche especial para ir a la casa de mi hermana mayor y distribuir propagandas allí.

Un día de diciembre de 2006, después de salir un día entero fuera de casa para la distribución, volví a casa en la noche fatigosamente, miré a los documentos de Falun Gong y los sentí como si estuvieran brillando en casa, creía que el "Shifu" ya me había demostrado su espíritu, le rogué en seguida arrodillandome en el suelo y sentía tener más fuerza y ánimo.

Al día siguiente, encontré a mis compañeros que sabían manipular el ordenador, les pedí escribir un cuento sobre los documentos brillantes, para que fuera más atractivo, inventé que el "Shifu" demostrara su espíritu, me dijera por sí mismo para que fueramos a distribuir volantes, dijeramos la verdad. No pensaba que este artículo fue publicado inmediatamente en Minghui.com.

Para comprobar la verdad de mis palabras, insistía en distribuir volantes de Falun Gong fuera de casa. En Yidu, preparé encontrar al compañero Li Zuojie para que me ayudara en la distribución, sin embargo tenía él accidente tráfico en el camino. Fui al hospital a verlo, él me dijo que en ese momento tan difícil, repetía sin parar "Es bueno el Falun Dafa, ¡salveme Shifu!", creía que el Fashen del "Shifu" iba a protegerlo, sin embargo, no evitó en fin el accidente. Me preguntó sí por que todavía no estaba tan avanzado en el cultivo, y me pedía preguntarselo al "Shifu" cuando demostraba su espíritu. Sentía muy apurada, por que todo eso fue inventado por mí misma, como no quería decirselo cara a cara, lo acepté hablando con evasivas, salí del hospital y volví en seguida a la casa en Xiantao.

(Kaiwind.com, 24 de julio de 2009)

  
 Artículos Relacionados
 
Contáctenos: es@kaiwind.com  Acerca de Nosotros
Copyright © Kaiwind