中文 | BIG5 | Español | Français | Deutsch | Русский | 日本語 | 한국어 | English
Beijing Time:  
 
Un refugio de paz en Diqing
2017-08-21  Origen: cri.cn  Autor:     

  TripAdvisor, el principal sitio web de viajes del mundo, ha incluido los hoteles Lodges Songtsam en su lista de los 25 mejores de China durante nueve años consecutivos. En 2016, tres de estos fueron incluidos en el Top 25 de Pequeños Hoteles en China. Asimismo, la revista británica Tatler seleccionó a Songtsam Meili Lodge como uno de los “101 mejores hoteles del mundo” en 2012. Incluso, el príncipe Andrés, duque de York, eligió el hotel Songtsam Linka Retreat cuando viajó en 2015 a la ciudad de Shangri-La, en la provincia china de Yunnan.

  A través de sus hoteles, Baima Dorji busca que sus huéspedes experimenten la cultura tibetana de esta prefectura en Yunnan

  Por WANG SHUO*

  La mañana de Shangri-La posee un sol brillante y un cielo azul. El Songtsam Shangri-La (Lügu) Lodge se encuentra justo entre el monasterio Ganden Sumtseling y una pequeña aldea llamada Kainag. En el patio hay un edificio de estilo tibetano de cuatro plantas. Aquí es donde Baima Dorji nació y creció. Hoy en día, el lugar es uno de los mejores y más conocidos hoteles de lujo de China.

Un refugio de paz en Diqing 1 

  Baima Dorji.Chen Jian

  Inaugurado en 2001, es el primero de la cadena de hoteles Songtsam establecida por Baima, el cual tiene actualmente seis alojamientos, todos en la prefectura autónoma tibetana de Diqing, en la provincia de Yunnan. Este año se lanzarán nuevos hoteles en Lijiang y Lhasa.

  Baima Dorji exhibe en sus hoteles muchos muebles tibetanos hechos a mano, así como artesanías y decoraciones de su propia colección. Asegura que en un principio solo quería hacer de los hoteles un medio para difundir la cultura tibetana al exterior. “A medida que la operación continuaba, me di cuenta de que quería hacer de mis hoteles un refugio espiritual, en lugar de un simple centro de exposiciones”, dice. Baima sabe perfectamente lo que anhelan los residentes urbanos y ha creado un lugar en el que estos pueden tomar aire fresco y relajarse. “La gente puede escapar de la presión y de la feroz competencia de sus vidas en la ciudad”.

  Amor por la cultura tibetana

  Baima es un “recién llegado” a la industria hotelera. Estudió medicina veterinaria en una escuela vocacional en Kunming, la capital de Yunnan, y trabajó como veterinario en su pueblo natal durante dos años. En ese periodo se enteró de que iban a establecer una televisión local y se interesó por el sector, por lo que comenzó a aprender a producir programas de televisión. Obtener una pasantía en la estación de TV de Yunnan le dio la oportunidad de estudiar en la Academia de Cine de Beijing.

  Desde que llegó a la capital del país, Baima descubrió que muchas personas no entendían la cultura tibetana. “Algunos de mis amigos pensaban que las áreas habitadas por tibetanos estaban llenas de montañas de nieve, con águilas volando, y que el pueblo tibetano era grosero, pero eso no es cierto. Muchos tibetanos también son introvertidos y reservados”, afirma.

  Tal punto de vista lo impulsó a hacer algunos programas de televisión que facilitaran la comprensión entre los tibetanos y otros grupos étnicos. En 1992 fue contratado por la Televisión Central de China (la actual CGTN), donde realizó algunos documentales para presentar la cultura tibetana, los cuales tuvieron una gran sintonía, como el caso de Dashan de Xiaoxiang (que significa literalmente “Retrato de la montaña”), hecho en 1998 y que ganó un premio en un festival de televisión en Cannes (Francia). El documental cuenta la historia de una aldea en la zona montañosa de la provincia de Yunnan.

  Mientras trabajaba en CGTN, Baima seguía estudiando y se daba cuenta cada vez más de lo que quería hacer. Planeó establecer una plataforma que presentara mejor la cultura tibetana y que promoviera el entendimiento mutuo entre los diversos grupos étnicos.

  En ese momento, sus colegas a menudo se quejaban sobre la mala calidad de los alojamientos en la prefectura autónoma tibetana de Diqing, donde se encuentra el pueblo natal de Baima. Al escucharlos recordó que había muchos pequeños y refinados hoteles en París cerca del Arco del Triunfo, donde se había alojado. Comenzó a pensar en establecer un hotel de ese tipo y transformó su casa, que tenía dos patios y ocupaba una superficie de más de 1000 m².

  En 2001 la reconstruyó para transformarla en el hotel Songtsam Shangri-La (Lügu), con 22 habitaciones. Ese mismo año, el distrito de Zhongdian en Diqing fue renombrado oficialmente como Shangri-La.

Un refugio de paz en Diqing 2 

  El otoño adorna los árboles del patio del Songtsam Lügu Lodge.Chen Jian

Un refugio de paz en Diqing 3 

  El Songtsam Lügu Lodge dispone de una amplia gama de adornos al estilo tibetano, incluyendo muebles de madera, figuras de Buda, tankas y tapices.Chen Jian

  Vista impresionante

  Al principio, las operaciones no fueron buenas, con un flujo negativo de ingresos. Baima invitó a profesionales de Alemania y Austria a ayudar en las operaciones, pero no pudieron mejorar la situación.

  Para facilitar la comunicación con los empleados y lograr que los turistas se llevaran una mejor y particular experiencia, en 2003 decidió administrar él mismo el hotel. También contrató a trabajadores locales que fueran capaces de presentar la cultura y la historia de la religión tibetana a los huéspedes. “Espero que mis huéspedes puedan experimentar la cultura local y disfrutar de una vida más cercana a la naturaleza”, señala.

  La creciente fama del hotel atrajo a muchos inversionistas, pero los rechazó. “Sabía que no estaba listo para introducir capital en ese momento”, explica Baima, consciente de que los recursos turísticos en Diqing son raros y preciosos. “No abrí el hotel por dinero. Sin un plan adecuado para desarrollarlo, mejor no lo habría hecho. Sería mejor haberlo dejado para las generaciones venideras”.

  Se dedicó casi una década a la realización de investigaciones y experimentos, y nunca persiguió una expansión agresiva o una gran publicidad. En 2006 encontró un socio que compartía los mismos intereses que él. “Debido a que por Diqing pasan tres ríos en paralelo, el Jinsha, el Lancang y el Nujiang, creando escenas impresionantes, esperamos que nuestros hoteles sean como las estaciones de mensajería de los tiempos antiguos, donde los visitantes pueden quedarse para descansar y disfrutar de diferentes vistas en cada estación”, asegura Baima.

  En 2009 se inauguró el Songtsam Linka Retreat, un edificio de torre de vigilancia situado en la ladera de la montaña frente al monasterio Ganden Sumtseling. A partir de 2011 fueron abriéndose sucesivamente los cuatro hoteles Songtsam en el interior de Diqing.

  Partiendo de Shangri-La en coche durante una hora se puede llegar a Benzilan, que se encuentra a lo largo de un tramo del río Jinsha. El hotel Benzilan Lodge se ha establecido en una pequeña aldea escondida en un valle que solo alberga a unas diez familias. Está conectado con el mundo exterior por una carretera de piedra arenisca, a pesar de que el local fue históricamente una parada de la Ruta del Té y los Caballos. Las ventanas de las habitaciones del hotel ofrecen magníficas vistas de las montañas y debajo se pueden observar los campos de cultivo de los aldeanos locales.

Un refugio de paz en Diqing 4 

  El Songtsam Benzilan Lodge se ha establecido en una pequeña aldea escondida en un valle verde a la orilla del río Jinsha.Yu Xiangjun

  Saliendo del Benzilan Lodge y atravesando las montañas de Baima, los visitantes llegarán al distrito de Deqen, a la orilla del río Lancang, donde podrán apreciar las imponentes vistas de la montaña Minling. El Songtsam Meili Lodge goza de una ubicación ventajosa, ya que todas sus ventanas dan directamente hacia esa magnífica montaña nevada, que a veces está cubierta de nubes y niebla.

Un refugio de paz en Diqing 5 

  El Songtsam Meili Lodge, escondido en una pequeña aldea tibetana de solo cinco familias, goza de una ubicación ventajosa, ya que todas sus ventanas dan directamente hacia la magnífica montaña de nieve Minling.Chen Jian

  Por el valle del río Lancang hacia el sur se puede llegar a la Iglesia Católica de Cizhong, construida por los misioneros franceses a principios de 1900. El Songtsam Cizhong Lodge está a solo 200 metros de la iglesia. Al abrir la ventana, los visitantes pueden ver encantadores viñedos entre la niebla. Los misioneros católicos introdujeron el cultivo de la uva y la elaboración del vino en esta aldea, por lo que casi todos los hogares cultivan uvas a una altura de más de 3000 msnm.

  Se necesitan unas cuatro horas en coche desde Cizhong hasta Tacheng, donde hay un famoso y hermoso lugar: la cueva de Bodhidharma (hoy un monasterio budista tibetano). El Tacheng Lodge se encuentra entre aldeas, cultivos en terrazas, montañas y ríos.

Un refugio de paz en Diqing 6 

  El Songtsam Tacheng Lodge se sitúa al lado de viñedos florecientes y frente a verdes paisajes.Yu Xiangjun

  Disfrutar de la paz interior

  Las colecciones de decorados de estilo tibetano, sus muebles, restaurantes e incluso las mismas habitaciones sorprenden siempre a los huéspedes de los hoteles Songtsam. Muchas de ellas son colecciones privadas pertenecientes a Baima Dorji. La gente no entiende por qué él pone estos objetos preciosos en áreas públicas, en las que podrían dañarse fácilmente. Pero Baima opina que el valor de las mismas reside en exhibirlas y compartirlas con la gente: “Estos artículos se sentirían ‘deprimidos’ si no pudieran ser apreciados por el público”.

  Para preservar mejor la apariencia original de las aldeas y el medio natural, Baima ha insistido en construir hoteles de la manera más tradicional. Ha contratado a carpinteros, canteros y cobreros, todos nativos. Cuando se construyó el Songtsam Linka Retreat, encontró a un buen cobrero, quien una vez quiso cambiar de oficio y dedicarse a la escultura en relieve, ya que esta última es más rentable. “Le dije que yo le emplearía todo el tiempo que él quisiera. Ahora tenemos cinco cobreros. Ellos hacen todos los artículos de cobre en los hoteles, desde cuencos y ollas hasta cerrojos de puertas”, sostiene Baima.

  También colabora con los artesanos locales, llevando a los huéspedes del hotel a visitar los talleres donde hacen cerámica negra, con el fin de impulsar el desarrollo de la artesanía local.

  Según Baima, muchas personas tienen una comprensión limitada sobre la esencia de la cultura tibetana; por ejemplo, sobre las pinturas en colores. “Algunas familias tibetanas gastan una gran cantidad en la decoración del hogar, pero las pinturas decorativas que obtienen son vistosas y superficiales”. Baima Dorji reconoce que algunas tradiciones artísticas se han perdido. “De hecho, la cultura tibetana respeta la introversión y la solemnidad”, dice.

  Con el fin de mostrar a la gente la auténtica cultura tibetana, Baima matizó personalmente los colores de varias pinturas en los hoteles Songtsam, imitando los tonos coloridos de centenares de viejas pinturas que él ha coleccionado en el Tíbet.

  Nacido en un pequeño pueblo, entiende la importancia de la educación. Desde 2005 presta apoyo financiero a niños de su pueblo natal para ayudarles a recibir educación. Cada año asigna 500, 1000 y 2000 yuanes para un estudiante del primer ciclo de secundaria, otro del segundo ciclo de secundaria y un universitario, respectivamente. “La vida es un viaje largo y ayudar a otros hará que ese viaje sea más significativo”, comenta.

  Hoy en día, más del 98 % de los empleados de los hoteles Songtsam provienen de la localidad. “Ellos tratan a los huéspedes de todo corazón. Lo hacen de acuerdo con su creencia de que entre las personas debe formarse una relación cercana. Creo que sus afectos y creencias podrán tocar el mundo interior de nuestros huéspedes”, explica.

  A medida que se ha desarrollado el negocio, Baima ha descubierto que sus hoteles son “necesarios para la gente”. Las personas que viven con mucha presión siempre pueden encontrar en sus hoteles aquel hogar para descansar el cuerpo y el alma.

  Shangri-La representa un lugar de pureza en el corazón de la gente. Sin embargo, para Baima, que creció aquí, es un hogar que hace feliz a cada residente y visitante de esta tierra. “Espero que algún día pueda volver a tomar mi cámara para hacer algunos documentales sobre el Tíbet, mostrando al mundo con imágenes vivas lo atractivo de la cultura tibetana”, concluye.

  *Wang Shuo es periodista de China Pictorial.

  Fuente: China Hoy

0
  
 Artículos Relacionados
  · Sabor latinoamericano en el paladar chino
  · Mi padre dedicó mis tasas universitarias al Dios Todopoderoso
  · Análisis de 8 casos de creyentes obsesionados nacidos en los años 70
  · Qingdao: Donde oriente se encuentra con occidente
  · Dormir bien para perder peso y mejorar la salud
  · Marcas modestas chinas revelan enorme popularidad en el extranjero
  · China anuncia aranceles antidumping a productos importados de papel
  · ¡Qué asombroso! La seguidora de Mentuhui en Chifeng tiró las entrañas de su madre
  · La evolución de la cultura hongkonesa: El poder de la belleza
 
Contáctenos: es@kaiwind.com  Acerca de Nosotros
Copyright © Kaiwind