中文 | BIG5 | Español | Français | Deutsch | Русский | 日本語 | 한국어 | English
Beijing Time:  
 
Los educadores estadounidenses defienden los Institutos Confucio
2018-04-28  Origen:   Autor:     

 

  Estudiantes de primaria durante un recital de poesía de la dinastía Tang (618-907) durante la ceremonia de apertura de la X Conferencia Nacional Anual del Idioma Chino, abril de 2017, en Houston, Texas.

  Mientras una universidad en algún estado en Los Estados Unidos cierra los Institutos Confucio, en otro estado, el instituto trabaja de la mano con el Departamento de Defensa de Estados Unidos en un programa de lenguaje.

  Tal imparidad fue uno de los temas que discutieron los educadores durante un pánel en Washington el martes acerca de la importancia del gran intercambio educativo entre China y Estados Unidos en los últimos 40 años.

  El Instituto Confucio es una organización educativa sin ánimo de lucro que trabaja con universidades en todo el mundo para promover la lengua y la cultura china, también apoya la enseñanza del chino a nivel internacional y facilita intercambios culturales.

  El primero de estos institutos en EE.UU. fue fundado en la Universidad de Maryland en 2005.

  A pesar del progreso y el reconocimiento que el Instituto Confucio ha logrado a través de los años, ha sido acusado por algunos de suponer una amenaza potencial para la seguridad nacional de los Estados Unidos y de ejercer influencia china en los estudiantes y las facultades estadounidenses.

  El 23 de marzo, dos congresistas estadounidenses, Michael McCaul y Henry Cuellar, enviaron una carta a las universidades en Textas que albergan Institutos Confucio instándolas a considerar la terminación de su sociedad, tildando a los institutos de “amenaza para la seguridad de EE.UU.”.

  El 9 de abril, el sistema de la Texas A&M University anunció su intención de cerrar los Institutos Confucio en su sede y en sus campus de Prairie View.

  Mientras tanto, en el estado de Arizona, el Instituto Confucio se encuentra colaborando con el Departamento de Defensa de Estados Unidos en la Universidad Estatal de Arizona en Tempe.

  El Departamento de Defensa ha creído en el Instituto Confucio de la ASU (Universidad Estatal de Arizona, por sus siglas en inglés) al considerarlo un punto de canalización para los hablantes de mandarín, según Matt Salmon, ex diputado de EE.UU. y vicepresidente de asuntos gubernamentales en ASU.

  “Me parece un poco increíble que exista quienes consideren la enseñanza de la lengua y la cultura china como una amenaza a la seguridad. ... Si en realidad significa una amenaza, entonces el Departamento de Defensa ha cometido un gran error al financiar nuestro programa,” señaló Salmon.

  “Sin embargo, creo que esto demuestra que al departamento esto no le parece que sea una amenaza para nuestra seguridad nacional. En realidad, mejora la seguridad nacional contar con esta clase de habilidades,” añadió.

  Salmon sugirió que los Estados Unidos y China no abandonarán sus relaciones.

  “La respuesta no es empacar y deshacerse de esta clase de programas. Para mí, la respuesta es tener más incluso para que pueda haber un entendimiento mutuo, más diálogo y más interacción entre los dos.”

  John Holden, director ejecutivo de la Fundación Strong EE.UU.-China, afirmó que “estos salones de clase están abarcando comunidades y estimulando el interés en estudios más avanzados sobre China que ellas (las universidades) ni siquiera estarían en la capacidad de ofrecer.”

  Harvey Perlman, profesor de derecho y ex canciller en la Universidad de Nebraska-Lincoln, compartió su historia de interacción con Hanban, la sede principal de los Institutos Confucios en Beijing.

  Cuando Perlman entró en contacto por primera vez con Hanban para aprobar el Instituto Confucio en su universidad, no existían términos que él creyera fueran particulares desde el punto de vista de las leyes de Estados Unidos.

  “Lo reescribí y lo envié de vuelta. Luego fue aceptado. Al año siguiente estaba en Beijing y conocí a Madam Xu Lin, líder del Instituto Confucio. Ella aseguró que quería que yo tomara el contrato del Instituto Confucio y lo reescribiera por completo, de manera que fuera consistente con los valores y las leyes estadounidenses,” relató Perlman.

  “El Instituto Confucio no es una organización política y no tiene una agenda política,” añadió.

  Mirando hacia el futuro de los intercambios educacionales entre China y EE.UU., Salmon explicó que es necesario un “compromiso constructivo”.

  “Si queremos tener una relación positiva en la que podamos compartir nuestras diferencias honestamente, es imperativo mejorar la comunicación y los intercambios mutuos,” concluyó.

0
  
 Artículos Relacionados
  · Top 10 de ciudades chinas en 2017 según el Índice de Ciudades Integrales
  · Médicos de la Universidad Johns Hopkins realizan con éxito un trasplante de pene
 
Contáctenos: es@kaiwind.com  Acerca de Nosotros
Copyright © Kaiwind